Incapacidad laboral por espondilosis lumbar

Incapacidad laboral por espondilosis lumbar

La espondilosis lumbar es una de las múltiples causas por las cuales se puede solicitar la incapacidad laboral, pero al igual que ocurre con otro tipo de afecciones y padecimientos, es necesario que la persona que la padece pase por una serie de pruebas y análisis de la situación.

Con todo ello y dependiendo del grado de la enfermedad, así como también de las secuelas, se determinará el grado de incapacidad.

Podemos ayudarle

Somos abogados especialistas en incapacidades laborales en Barcelona. Si necesita un despacho con amplia experiencia en la materia, contacte con nosotros e infórmese sin compromiso.

Contacte con nosotros

La espondilosis lumbar no es una enfermedad en sí misma, pero sí la expresión que se utiliza para hacer referencia a cuando una persona siente dolor en la espalda. Sin embargo, dicho dolor se puede generar por otro tipo de patologías.

De hecho, es el término utilizado para hacer referencia a la degeneración natural que sufren, en mayor o menor medida, todas las personas en el proceso de envejecimiento, como es el caso de la degeneración de la columna vertebral.

Por supuesto, dependiendo de la situación de cada paciente, el dolor puede ser crónico, agudo, permanente o temporal. De ahí que se deba hacer un análisis minucioso para determinar, en lo posible, el nivel de dolor de la persona, así como también cómo le afecta para llevar a cabo actividades cotidianas personales y profesionales.

Espondilosis lumbar como enfermedad incapacitante

Es posible obtener un reconocimiento de incapacidad laboral por espondilosis lumbar, aunque para ello se debe pasar por un proceso previo de análisis médico, especialmente porque se trata de un padecimiento que no afecta o incapacita por igual a todas las personas.

En este caso, al igual que cualquier otro tipo de enfermedad, en primer lugar se debe medir el nivel o porcentaje incapacitante de la enfermedad.

Si bien no es sencillo obtener la incapacidad laboral por espondilosis lumbar, es un hecho que se han obtenido sentencias favorables, aunque en esos casos este tipo de afección suele ser más grave por tener otro tipo de problemas de salud añadidos.

Cuando la espondilosis lumbar es degenerativa y está en un nivel avanzado, es posible obtener una pensión en cualquiera de sus grados. Por otro lado, en lo que se refiere al importe a percibir en la pensión, la misma dependerá del grado de invalidez y también del salario bruto (base reguladora) de cada persona.

Grado de incapacidad

Para determinar el grado de incapacidad, la persona que sufre espondilosis lumbar deberá ser sometida a una serie de pruebas médicas. Además, para ser considerada como incapacidad permanente en cualquiera de sus grados también se toma en cuenta el tipo de trabajo que realiza la persona, y es que, si dicho trabajo implica posturas forzadas, sobrecarga en las cervicales o un esfuerzo físico considerable, es posible obtener una incapacidad laboral en grado de total.

En este sentido, se considerará como incapacidad permanente absoluta cuando los dolores sean incapacitantes y, por lo tanto, se requiere de reposo absoluto.

Es, justamente por lo anterior que, para determinar el grado de incapacidad, primero se debe realizar un análisis que incluya informes médicos y dicho proceso es aún más apreciado cuando se trata de informes generados por especialistas, como traumatólogos y clínicas del dolor.

De igual forma, es importante que en los informes se indiquen los tratamientos que ha requerido el paciente, como es el caso de infiltraciones, masajes, medicamentos analgésicos, entre otros.

Determinación del grado de incapacidad

Posteriormente al proceso anterior, el Tribunal Médico deberá analizar todas las pruebas presentadas, para lo cual es altamente recomendable que el proceso sea mediado por un abogado especialista. 

Por otro lado, en lo que se refiere a la revisión del grado por incapacidad, se consideran aspectos como los siguientes:

  1. Reconocimiento de la incapacidad: total, absoluta o gran invalidez.
  2. Agravamiento de enfermedades (cronicidad): se determina cuál es el origen de la espondilosis lumbar, por lo que se deben especificar enfermedades previas o cualquier otro tipo de lesión que haya generado este tipo de padecimiento y/o agravamiento.
  3. Trabajo u ocupación de la persona: es fundamental considerar el trabajo u ocupación de la persona para determinar el grado de incapacidad. Incluso, también se debe considerar la capacidad que tiene la persona para hacer tareas cotidianas, como las labores del hogar o de higiene personal.
  4. Diagnóstico: finalmente, se deben considerar los diagnósticos, especialmente el de médicos especialistas.

La persona también debe presentarse ante el Tribunal Médico para ser evaluada. Es importante que lleve consigo todas las pruebas e informes médicos.

El Tribunal Médico evaluará la situación médica e informes presentados y emitirá un informe/propuesta.

Así mismo, la persona que está solicitando la incapacidad laboral no tiene la obligación de informar en la empresa en la cual trabaja. Se ha de hacer constar, en este punto, que la empresa no es parte del proceso, no pudiendo instar un procedimiento de incapacidad ni intervenir en el mismo.

En todo este proceso, es necesario contar con asesoramiento legal para ser acompañado a lo largo de todo el procedimiento, tanto médico como administrativo y, en su caso, judicial.

Concertar cita
Puede llamarnos al 93 459 42 19 o dejarnos su nombre y teléfono para que nos pongamos en contacto con usted.



    ¿Por qué debería escogernos?
    Atención personalizada
    Expertos en Incapacidades Laborales
    Experiencia de más de 40 años
    Rápida respuesta
    ¿Dónde encontrarnos?
    Av. Diagonal, 402, 4º 1ª 08037 Barcelona, Cataluña 93 459 42 19 contacte@merinoadvocatsbcn.com